Lady Million Eau My Gold! de Paco Rabanne, el elixir de la felicidad

Lady Million Eau My Gold! de Paco Rabanne, el elixir de la felicidad


Hablar de Lady Million es, indiscutiblemente, hablar de Paco Rabanne. Una de sus fragancias más reconocidas y que más olfatos ha conquistado. Un diamante dorado que guarda un explosivo perfume cargado de personalidad. Pero ahora, para los amantes de los aromas más suaves, la firma cuenta con una nueva joya, Lady Million Eau My Gold! de Paco Rabanne, basado en su antecesor pero con un carácter floral más marcado y aries más ligeros.

Lady Million Eau My Gold! de Paco Rabanne, una combinación exquisita

Lady Million Eau My Gold! Paco Rabanne

Lady Million Eau My Gold! Paco Rabanne

Extrovertido, brillante, alegre y hasta con un pequeño toque irreverente, así es Lady Millon Eau My Gold! de Paco Rabanne, una eau de toilette que llega cargada de felicidad y buen humor. Ya en su propio nombre, el prestigioso diseñador ha querido presentar esta fragancia con un juego de palabras con la frase “Oh, my God!”, un toque de picardía que nos deja claro cuál es la esencia de este nuevo lanzamiento.

En cuanto a su composición, el frescor de Lady Million Eau My Gold! te invita a descubrir un mundo de lujo y fantasía gracias a sus notas afrutadas y florales, expresión de una nueva fantasía y de una feminidad de una gran delicadeza.

Con una base de cedro, ámbar y almizcle, Lady Million Eau My Gold! de Paco Rabanne nos presenta una exquisita combinación de mango verde, pomelo y hojas de violeta, que le aportan una salida chispeante y casi explosiva que deja paso a la flor de azahar, otorgándole una ráfaga de elegancia y naturalidad.

Para su presentación, Paco Rabbane tampoco ha querido dejar atrás el mítico frasco de Lady Million y nos trae esta nueva fragancia en un bote muy similar, también en forma de diamante dorado, pero con un envase más transparente y estilizado.

Si te gustó Lady Million, cuéntanos qué te parece Lady Million Eau My Gold de Paco Rabanne

+ There are no comments

Add yours