Saltar al contenido
Paco Perfumerías Blog

Los aditivos y excipientes en la cosmética

junio 25, 2021

ADITIVOS Y EXCIPIENTES EN COSMÉTICA QUÍMICOS Y NATURALES


¡Cosmética natural aquí!

No es de extrañar que la mayoría de los compradores no sepan qué componentes se utilizan en los productos cosméticos. Lo cierto es que, aunque estos aparecen especificados por ley, pueden resultar complejos de entender debido a su nomenclatura —a excepción, por supuesto, del componente activo que es el más destacado del cosmético y el más reconocido—.

En este artículo queremos ayudarte a entender qué son estos componentes y qué funciones tienen. Analizamos qué es un excipiente y qué tipos podemos encontrar, así como también, qué son los aditivos y correctores en cosmética y cuáles son los componentes que debes evitar en la medida de lo posible por resultar dañinos.

Qué es un excipiente

Cuando hablamos de qué es un excipiente en cosmética, nos referimos a las sustancias que sirven como vehículo de los compuestos activos —por ejemplo, el agua o la grasa—. Es decir, son las sustancias donde se mezclan los activos, ya que estos no pueden aplicarse puros —sea por el motivo que sea—. Cuando hablamos de qué es un excipiente nos referimos al componente que determina la forma y aspecto final que tiene el cosmético. Es decir, si se trata de un cosmético en gel, en espuma, en leche corporal… Se trata, pues, de elementos que resultan imprescindibles en cualquier producto cosmético, además, estos pueden ser productos sintéticos o naturales. De hecho, los propios excipientes pueden tener propiedades beneficiosas que se suman a las del principio activo.

Dale luminosidad a tu rostro con Clarins


Crema matificante para pieles grasas y mixtas. Reduce las imperfecciones e hidrata durante 24 horas. ¡Reduce los poros, imprefecciones y brillos de tu rostro!

Descúbrela aqui.

 

Componentes de los cosméticos: tipos de excipientes

La variedad de excipientes es muy amplia, como comentábamos estos pueden ser sintéticos o naturales e, incluso, poseer propiedades beneficiosas que intensifican la función del principio activo —o principios activos— del cosmético. Algunos de los excipientes más utilizados son:

  • Agua.
  • Alcohol.
  • Acetona.
  • Aceites minerales.
  • Aceites naturales.
  • Siliconas, ciclosiliconas o dimeticonas.
  • Éter de alcohol.
  • Carbopol.
  • Propilenglicol.
  • Lanolina o acetylated lanolin alcohol.

Qué son los aditivos y correctores cosméticos

Los aditivos son otras de las sustancias principales que podemos encontrar en los cosméticos, junto a los correctores. En el caso de los aditivos nos referimos a las sustancias que tienen una función de conservación, colorante, aromatizante… Estos evitan el deterioro del producto y proporcionan características que los hacen más atractivos a nivel comercial, como especificábamos. Los correctores, por otro lado, son otra de las sustancias más destacadas de los cosméticos, estos se utilizan para estabilizar la fórmula cosmética, así como para mejorar las propiedades, el aspecto y la presentación del cosmético —es decir, para corregir los “defectos” que tendría la mezcla si no se añadieran, como su espesor, olor, homogeneidad…—. Los Aditivos y correctores, junto a excipientes y principios activos, son los componentes básicos que incluyen todos los productos cosméticos.

Componentes de los cosméticos: tipos de aditivos y correctores cosméticos

En este caso nos encontramos ante una variedad más extensa de productos, dependiendo del tipo de componente y de la función. Por ejemplo, si hablamos de los tipos de conservantes cosméticos (aditivos), nos podemos encontrar con ácido benzoico, ácido sórbico, ácido salicílico, alcohol bencílico… Los tipos de aditivos pueden ser, también, antioxidantes —como la vitamina C, la vitamina E, el BHT, el BHA…—, así como también los antimicrobianos —como el nipagin, nipasol, el triclosán, el cloruro de benzalconio…—, y otras muchas sustancias.

En el caso de los correctores cosméticos nos encontramos algunos espesantes, por ejemplo, como son el ácido esteárico, el alcohol cetílico, el alginato sódico, el miristato de miristilo…

Qué es el cloruro de sodio cosmética

Dentro de los aditivos, excipientes y correctores cosméticos podemos encontrar una gran cantidad de componentes, como hemos visto. Uno de los más populares y que merece atención a parte es el cloruro de sodio (cosmética), o lo que es lo mismo, la sal. Este mineral se utiliza en cosmética como coadyuvante por sus efectos alisantes de la piel, además, en emulsiones puede tener un efecto estabilizante. La sal es utilizada en cosmética por otras muchas razones. Y es que el cloruro de sodio en cosmética puede servir como exfoliante natural, así como también para dar ondas al cabello, eliminar la caspa, como blanqueamiento dental, para combatir el acné o para conseguir unas uñas perfectas —gracias a sus bondades astringentes son una buena solución para quitar el tono amarillo u opaco—. El uso de este mineral como sales de baño también es de gran utilidad para desinflamar y relajar todo el cuerpo.

Aceite de Árbol del Té puro de Arganour


Aceite regenerador celular con propiedades antisépticas, anti-bacterianas y anti-fungidas. Ideal para el cuidado de la piel y para el cuidado capilar.

Adquiérelo aquí.

 

Regulación de los excipientes y aditivos en la cosmética

Las leyes españolas sobre la regulación de excipientes y aditivos en cosmética son muy claras al respecto. Estas obligan a las cosméticas a especificar todos los ingredientes del producto en el recipiente o envase que se comercializa, tal como estipula la agencia española del medicamento en el reglamento RD 1957/1997. Además, los cosméticos utilizan una nomenclatura específica para que estos componentes sean fácilmente identificables de manera internacional según la terminología INCI europea (Internacional Nomenclature of Cosmetics Ingredients).

Componentes de los cosméticos a evitar

Hay algunos componentes en cosmética que no son muy recomendables por cuestiones de salud y que deben evitarse en la medida de lo posible. Algunos de ellos son:

  • Parabenes: Los parabenes son conservantes antimicrobianos. Es decir, tienen una función antimicrobiana y antifúngica muy efectiva, sin embargo, resultan agresivos con la piel —pueden causar reacciones alérgicas, así como irritación y dolor…—. Su uso está permitido en concentraciones que no superen el 0.4% en la totalidad de la fórmula.
  • Derivados del petróleo: Algunos de estos componentes son la parafina, el aceite mineral o el petrolatum —parafina líquida—. Son usados como productos hidratantes ya que dejan la piel muy suave e hidratada, sin embargo, pueden crear una película en ella y ser altamente oclusivos —es decir, que obstruyen los poros provocando una acumulación de toxinas—. También pueden generar problemas de alergias, entre otros.
  • Metales, aromatizantes y nitrosaminas: Como el aluminio, el mercurio, el plomo —en el caso de los metales— y los almizcles o fragancias artificiales —en los aromatizantes—. Las nitrosaminas, por otro lado, son compuestos orgánicos que se encuentran en compuestos como el caucho y en pesticidas, y pueden resultar cancerígenas.